• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Modelo de Gestión

En Brasil, la administración y coordinación nacional son hechas, desde fines de 1997, por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), el órgano regulador de las telecomunicaciones de Brasil que substituyó al Ministerio de Comunicaciones en los forums internacionales y que también organiza la explotación de servicios de telecomunicaciones en el país. La Anatel elabora, administra y mantiene los Planes Básicos de Distribución de Canales (radiofrecuencias), conforme previsto en la Ley General de Telecomunicaciones (LGT), Ley 9.472, del 17 de julio de 1997.

La estructura del sistema público de radiodifusión está formado por emisoras educativas concedidas por el Ministerio de Comunicaciones, con la aprobación del Congreso Nacional, las universidades y entidades que no tengan fines de lucro tales como fundaciones públicas, gobiernos federales, estatales o municipales.

Se puede afirmar que el caso brasileño es emblemático porque, por regla general, a pesar de que existe una amplia superposición de legislaciones, no hay un patrón jurídico único para las emisoras públicas.

Son 17 las modalidades jurídicas que amparan el funcionamiento de emisoras públicas, tales como el régimen de fundación pública directa, Organzación de la Sociedad Civil de Interés Público o fundación de derecho privado y público, entre otras. Se suma a este aparáto jurídico la subordinación de una parte de las emisoras a secretarías del gobierno, prefecturas municipales, universidades estatales y federales, entre otras instituciones del aparato estatal. Para gerenciarlas es necesario enfrentar un sistema burocrático que limita las acciones de recaudación de recursos, contratación y despido de empleados e, incluso, la compra de equipos y material de consumo. Esta situación ha llevado al deterioro de muchas emisoras estatales, municipales y universitarias brasileñas, como consecuencia de la dificultad de obtener los recursos exigidos para la renovación de equipos o la inversión en producción de contenido.

A depender de la estructura de la entidad concesionaria, las emisoras públicas pueden tener un modelo de gestión diferenciado.

En el ámbito de la esfera estatal, por ejemplo, la Fundación Padre Anchieta, que gerencia las radios Cultura AM y FM y TV Cultura de San Pablo, es una fundación de derecho privado que adoptó como poder máximo un Consejo Curador formado por 47 miembros entre representantes de instituciones públicas y privadas de la sociedad paulista. Las limitaciones del Consejo se encuentran en el hecho de que existen puestos vitalicios y en que existe una presencia excesiva de representantes de órganos estatales.

Lo mismo hizo la Fundación Cultural Piratini, que congrega la radio y Tv de Río Grande del Sur, al contar en la gestión administrativa con un Consejo Deliberativo, integrado por representantes del gobierno del estado y de la sociedad, y una Dirección Ejecutiva.

Un modelo distinto es el de la Red Minas de TV, vinculada al gobierno del estado de Minas Gerais. En 1993, la Ley estatal nº 11.179 reorganizó la Fundación TV Minas Cultural y Educativa, transformándola en una fundación pública sin fines de lucro, con autonomía administrativa y financiera. En diciembre de 2005, la Red Minas firmó una cooperación con la Asociación de Desarrollo de la Radiodifusión de Minas Gerais – ADTV, adoptando un nuevo modelo administrativo y administrativo que viabiliza el desempeño de las actividades de la TV que no son exclusivas del Estado. Con ello, se hizo posible dar una mayor agilidad a las acciones y flexibilidad al envío de recursos. Jurídicamente, se trata de una asociación civil sin fines de lucro, calificada como Organización de la Sociedad Civil de Interés Público (OSCIP).

En el ámbito federal, la Empresa Brasileña de Comunicación – EBC adoptó el modelo de gestión que se concentra básicamente en la existencia de tres consejos – administrativo, financiero y curador – y una dirección ejecutiva. La idea es que los consejos se regulen entre sí y regulen la gestión de la empresa – financieramente, administrativamente y, sobre todo, con relación al cumplimiento de su compromiso social en la producción y transmisión de contenido o en la disponibilidad de su espacio televisivo. El Consejo Curador es la instancia deliberativa dentro de la estructura de gestión de la empresa. Entre sus atributos están la aprobación del plan de trabajo anual de la empresa, la ratificación y seguimiento de la aplicación de la línea editorial y la vigilancia de la transmisión de programación, fiscalizando y haciendo recomendaciones de acogimiento obligatorio por parte de la dirección ejecutiva de la organización. Los miembros de estos consejos, especialmente del Consejo Curador, son, en la práctica, representantes de la sociedad civil, que tienen ingerencia directa en el funcionamiento de la emisora.

El Consejo Curador de la EBC está compuesto por 22 miembros. Son 15 representantes de la sociedad civil (nombrados por el presidente de la República), 4 del Gobierno Federal (representantes de los ministerios de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y Comunicación Social, también nombrados por el Ejecutivo Federal), 2 del Congreso Nacional (Cámara y Senado) y 1 de los funcionarios de la empresa. Los miembros tienen un mandato de cuatro años, con la posibilidad de renovación a cada dos años. La legislación prevé también la renovación de las vacantes de los representantes de la sociedad civil a través de una consulta pública. A pesar de luchar por la autonomía editorial frente al gobierno, la estrecha relación con el Ejecutivo queda en evidencia al existir un director presidente y director general nombrados directamente por la presidencia de la República. El gobierno ocupa también la mayor parte de los lugares en los tres consejos.

En 2011, durante la última renovación de consejeros, el Consejo Curador definió como método de composición la formación de una lista triple a partir de los miembros más nombrados por la sociedad civil a través de una consulta pública. Aunque esto representa un avance, el nombramiento todavía depende de la Presidencia de la República.

En la gran mayoría de las emisoras educativas vinculadas a universidades y gobiernos estatales y municipales no hay mecanismos de participación social en la gestión, siendo controladas exclusivamente por gobiernos o poderes públicos. En general, acaban adoptando un modelo más centralizado caracterizado por el comando de un director.

VER MÁS

COMPARTIR


TVs e Radios

TVs (BR)

tv

Radios (BR)

radio